Estudiar en verano

Este calor del verano quita las ganas de todo, sobretodo a la hora de meterse a estudiar. Son días de verano, lo que es lo mismo, días de vacaciones… y eso de toda la vida, ha significado descanso, sol y “hobbies”.

Claro, el caluroso y sofocante Agosto afecta a la vida estudiantil, y a la hora de preparar oposiciones inminentes, se nos hace cuesta arriba, pues no se nos pueden quitar de la cabeza imágenes como la playa, la piscina, la heladería, y el plan de ligoteo con los amigos

Centrar la atención en el tema a estudiar se hace difícil cuando se está pensando en todo menos en el tema. Por eso, en verano hay que saber compaginar más que nunca las horas de relajación y las horas de estudiar. Hay que entender que estamos en una época difícil por el calor, por la actitud social, y por la duración del día. Por eso debemos actuar en consecuencia.

Buscar ratitos durante el día para dar una vuelta, un heladito, una cervecita de terraza, una horita de siesta… Dedicar ál menos un día a la semana para bañarse en playa o piscina… No declinar todas las proposiciones de fiesta de los amigos o la familia…

En definitiva, debemos ser un poco más permisivos con nuestro descanso que durante el resto del año, pues la hora de estudio será más productiva, con mayor atención y facilidad de centrarse, y por otra parte, contribuiremos a una buena salud mental.

Te puede interesar

Escribe un comentario