¿Estudias en las mejores condiciones?

Adecuación del espacio de estudioEn la mayoría de los casos, el fracaso estudiantil se debe a desinterés y poca dedicación, causados, principalmente por la falta de motivación.

Sin embargo, aunque en menor medida, hay varios factores que influyen en un menor rendimiento , y que responden, en la mayoría de los casos, a diferentes causas, pero una de ellas es la falta de adecuación del espacio destinado al estudio.He aquí algunas recomendaciones básicas a seguir:

  • El espacio destinado al estudio debe ser solo eso. Lo que quiere decir que debe estar siempre disponible para tí, ser una habitación destinada solo al estudio, para no tener que adaptarla cada vez que lo necesites. Conservar un entorno propicia la concentración.
  • Debe ser un espacio tranquilo, lejos de ruidos. De lo contrario te será sumamente difícil abstraerte a las materias que realmente te interesan.
  • Nadie debe molestarte. Deja dicho a tus familiares o compañeros de piso que respeten el tiempo que dedicas al estudio. Si te llaman por teléfono o si han de decirte algo que no es urgente deben esperar a mejor momento. Las constantes interrupciones rompen la dinámica creada en torno al estudio.
  • Tu mesa y espacio de trabajo deben ser amplios. Estudiar e intentar concentrarse mientras ni siquiera puedes apoyar los brazos en la mesa y constantemente tienes que recolocar todo porque no cabe ni un libro abierto no es la situación deseable para alguien que necesita sentirse cómodo y espacioso.
  • La temperatura debe ser la ideal. Estudiar mientras sudas en exceso o tiritas constantemente no favorece que el tiempo de estudio sea agradable, al contrario, estarás deseando acabar para ir a otro espacio en donde estés más confortable.
  • Debe contar con luz natural. Estudiar en una habitación en donde no entra la luz del día favorecerá que decaiga tu estado de ánimo y te proporcionará algún que otro dolor de cabeza. Si no tienes más remedio, evita las lámparas colocadas en la mesa, como un flexo, y da prioridad a una lámpara colgada del techo y a una luz no demasiado intensa pero tampoco demasiado débil.
Te puede interesar

Escribe un comentario