No estudies a trompicones

Cuadernos

Lo que indica el título de la entrada es algo que se realiza en muchas ocasiones, pero que para nada es recomendable. Estamos hablando de estudiar a trompicones. Es decir, estudiamos un minuto, por ejemplo, y lo dejamos otro, estudiamos un poquito más, y volvemos a descansar. Y así hasta que terminamos. Cómo véis, estaréis estudiando de una forma no regular, algo que no os proporcionará el rendimiento necesario para aprender lo que tenéis que aprender.

Para estudiar bien, lo más recomendable es que las sesiones sean de, al menos, varios minutos. De esta forma todo se va haciendo de una forma más o menos regular, y podemos concentrarnos cada vez más. El conjunto nos devolverá como resultado memorizar los contenidos que tenemos apuntados y, por lo tanto, el éxito en los exámenes.

La regularidad en los estudios es una de las características que más influyen. Si somos regulares, lo hará de forma positiva. Si es al contrario, lo hará de forma negativa y, por lo tanto, no será muy bueno para nuestra carrera estudiantil. Es verdad que habrá ocasiones en las que nos veremos obligados a estudiar a trompicones, pero os aconsejamos que intentéis evitarlas en la medida de lo posible.

Dos de las bases más importantes para estudiar bien son tanto la concentración como la regularidad. Estamos seguros de que si tenéis en cuenta estos conceptos, vuestra carrera estudiantil estará llena de éxitos y, por lo tanto, podréis conseguir superar todos los obstáculos que se os pongan por delante. No olvidéis que estudiar es muy importante.

Foto – FlickR

Te puede interesar

Escribe un comentario