Exámenes de Tipo Test (II)

Los exámenes de tipo test son de los más fáciles que nos pueden poner, más porque son más fáciles de estudiar que de responder.

Un examen de tipo test no es necesario que sepas todo el módulo desde el principio y hasta el final, no, lo que tienes que hacer es conseguir que la idea principal de aquello que estudiemos se retenga en tu memoria. De ese modo podremos responder cualquier pregunta que tenga relación con ese concepto, tenga o no la misma semántica o frase que en los apuntes que tengamos, y de ese modo evitaremos el hecho dudas ante las preguntas.

Un consejo que os doy con los tipo test es, salvo errores, no repasar las preguntas. Muchas veces a la hora de repasar las preguntas comenzamos a tener dudas y eso nos lleva a errar muchas veces (otras acertamos) lo que hace que podamos cometer errores porque empezamos a dudar de nuestras capacidades.

También hay que tener tiempo para cada pregunta, no pararnos demasiado en algunas y señalar otras sin apenas terminar de leer el enunciado y las posibles respuestas porque estamos seguros de la respuesta; meditémosla antes porque una sola palabra puede cambiar todo el significado.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   Samier dijo

    le hemos incluido en la seccion de enlaces
    saludos

Escribe un comentario