Familias de acogida de estudiantes extranjeros

Durante el curso escolar no es extraño encontrar a familias que integran en su entorno a un nuevo miembro, son estudiantes de otro país, cultura e idioma. Estos jóvenes participan en programas de intercambio cuyo objetivo es el de realizar algún curso fuera de su país y, sobre todo, mejorar su práctica y ganar soltura con nuestro idioma gracias a poder integrarse dentro de un entorno familiar.

familias de acogida de estudiantes extranjerosLa experiencia para ambas partes, familia de acogida y alumno, es sumamente enriquecedora. Además del significativo intercambio cultural, se crean lazos afectivos muy sólidos, que suelen extenderse a una relación de amistad incluso posterior a la estancia del estudiante en el hogar. Si, además, se tienen hijos en edad escolar, se permite a estos una inmersión lingüistica con el idioma de manera coloquial y distendida, aproximándose al lenguaje cotidiano y lejos de la rigidez del aprendizaje académico.

¿Cómo es el proceso de acogida de estudiantes extranjeros? En su país de origen, el estudiante se inscribe en un programa de intercambio que organizan las distintas agencias de cursos de idiomas en el extranjero. De igual forma, la familia que desea convertirse en familia de acogida, o familia anfitriona, ha de solicitar participar en el programa a través de agencias organizadoras de dichos planes de intercambio. El estudiante que participa en el proyecto es seleccionado de entre un número determinado de alumnos por determinadas cualidades que le hacen apto para una circunstancia de estas características, valorándose aspectos como su madurez o su conocimiento del idioma, que ha de permitirle comunicarse de una manera en la que, como mínimo,  pueda entender aspectos básicos.

acoger a estudiantes extranjeros

La familia de acogida pasa, igualmente, por una selección; los responsables locales de las agencias de intercambio mantienen un contacto directo con la familia candidata, les visita en su domicilio para corroborar que la vivienda es adecuada para admitir al estudiante, además de verificar que constituye un núcleo familiar sólido y que puede ser un entorno seguro.

Con todo en orden se intenta cuadrar el proyecto con familias y estudiantes compatibles, con gustos y aficiones comunes, por ejemplo, para que de esta manera sea más fácil, para ambas partes, la adaptación. Los gastos en alimentación corren por cuenta de la familia anfitriona, no obstante suelen existir compensaciones y ayudas económicas.

Te puede interesar

Escribe un comentario