Formas de “aprender”

Aún en las mismas circunstancias, y recibiendo los mismos conceptos, no todos los captamos de la misma manera ni los aprendemos por igual. Cada uno de nosotros tiene una determinada manera de percibir y, por tanto, de asimilar todo lo que nos muestran. Conocer qué sentido es el que mejor nos ayuda a comprender las materias es beneficioso para explotarlo al máximo, perfeccionarlo y elaborar estrategias propias para memorizar de forma óptima.

¿Con qué sentidos aprendemos?. Hay personas que aprenden mucho más, y mejor, cuando la enseñanza se desarrolla en un entorno auditivo, es decir, mediante exposiciones orales, conferencias…, estas personas aprenden de una manera auditiva

Otras personas, en cambio, perciben mucho mejor cualquier materia, la asimilan adecuadamente y retienen a la perfección lo esencial siempre y cuando toda la información esté perfectamente definida en imágenes o gráficos, así como en los textos propiamente dichos. Las explicaciones en la pizarra les resultan tremendamente didácticas. Estas personas suelen escribir, hacer pequeños esquemas gráficos, de lo que perciben, porque les resulta mucho más fácil. Se trata de estudiantes que aprenden de una forma visual.

Otro sentido muy utilizado para retener y comprender mejor todo lo que se aprende es el tacto. A veces, tomando contacto con determinados objetos, manipulando, aprenden mucho mejor que ante la explicación verbal, o escrita, de lo que están tocando. Suelen preferir las clases de componente plástico y artístico, así como las asignaturas de laboratorio, áreas en las que se manipulan constantemente los materiales. Estas personas aprenden de una manera táctil.

Aprender a identificar cuál es nuestro método, nuestra “fortaleza” a la hora de asimilar los conceptos, nos hará adaptar las clases a nuestra manera, es la mejor forma de aprender de una forma eficaz, ya que lo que mejor se asimila pocas veces se olvida.

Te puede interesar

Escribe un comentario