Geología, estudiando la estructura terrestre

El geólogo podría definirse, brevemente, como un “conocedor de la tierra”, en el sentido de la tierra como planeta, y de un modo científico, es decir, investigando para conocer su origen, su estructura interna y externa, los procesos (fisiológicos y químicos) que en ella confluyen, así como su evolución hasta nuestros días. Así también, es un activista, ocupado y preocupado, en cuidar y aprovechar sus recursos naturales.

Si hoy conocemos cómo se formaron las cordilleras, los diferentes estratos que en la tierra se pueden encontrar o la naturaleza de alguna roca, por poner solo unos ejemplos, es gracias a la ardua investigación de los geólogos.

Lo más fascinante de esta profesión es quizá su condición evolutiva, que guarda consonancia con la característica de la tierra: es un planeta “vivo”, que cambia constantemente, lo que provoca una incesante actualización de los conocimientos y , como cualquier carrera científica, da lugar a numerosos estudios y permiten responder a numerosas cuestiones, en este caso al respecto del origen de nuestro planeta.

Pero no solo de rocas vive el geólogo, pues investiga también en el campo medioambiental, en el relacionado con los movimientos sísmicos o gravitatorios, en vulcanología, paleontología,  energía térmica terrestre o en el análisis de las propiedades físicas de los mares, entre otras labores.

Salida laboral. Aunque parezca que su labor es limitada, lo cierto es que su campo ocupacional es amplio, diverso y extraordinario. Puede trabajar en empresas energéticas, petroleras o de minería extractiva, en labores de prospección y explotación de recursos naturales (sondeo de aguas), en cartografía, en empresas y entidades de investigación sismológica, o en la docencia universitaria, por citar algunos ejemplos.

No hay que olvidar nunca la extraordinaria y valiosísima labor de investigación de la ciencia geológica, pues es necesario conocer bien la estructura de la tierra, su origen y evolución, para aprender hacia un mejor aprovechamiento de sus recursos y, sobre todo, conocer como cuidarlos.

Te puede interesar

Escribe un comentario