Hacer el doctorado puede arruinar tu vida

Hacer el doctorado puede arruinar tu vida

Hacer el doctorado puede arruinar tu vida. Así de rotunda y de negativa se muestra Rebecca Schuman, doctora en Literatura, que observa todo el tiempo invertido en su tesis como una auténtica pérdida de tiempo. Pero además, la Doctora en Literatura se anima a dar consejos generales a los demás a partir de su caso particular haciendo afirmaciones absolutas: “Lamento profundamente haber hecho estudios doctorales… no porque mi doctorado arruinara los libros y me hiciera insoportable. No, ahora me doy cuenta de que asistir fue una terrible idea porque el trabajo profesoral de tiempo completo está extinto. Después de cuatro años de intentarlo, finalmente entendí en mi dura cabeza que no conseguiré un trabajo –y si tú haces estudios doctorales, tampoco.”

La verdad es que el espíritu pesimista se desprende de sus palabras de una forma lógica. En la actualidad, existe una película en la cartelera de cine que también muestra el eterno debate sobre si las carreras de letras tienen o no salidas profesionales: Amor y Letras refleja la crisis existencial y profesional de un chico de 35 años que observa cómo sus sueños de la carrera tienen poco que ver con su situación actual.

En la actualidad, la aventura del doctorado se complica porque el número de becas también es más limitado. Pero conviene precisar que no todas las personas que hacen un doctorado tienen en mente trabajar en una universidad. Con lo cual, antes de hacer la tesis, cada persona tiene que analizar sus propias expectativas.

En cualquier caso, hacer el doctorado sí abre puertas, suma saber y aporta un gran aprendizaje emocional al trabajar por un objetivo a largo plazo. Pero otro aspecto fundamental, en la elección del tema de  la tesis, es elegir un tema que sea actual y puedas convertirte en un experto en una temática con una aplicación real.

Más información – Consejos para hacer el doctorado

Fuente – Pijamasurf

Te puede interesar

Escribe un comentario