Hacer responsables a los hijos de sus obligaciones como estudiantes y personas

Nuestra sociedad tiende a ser sobreprotectora con los niños, bien porque se busca un mayor bienestar, bien porque se les intenta eximir de responsabilidad después de jornadas de intenso trabajo (clases, actividades extraescolares,…), bien porque las generaciones precedentes lo pasaron mal. Es cierto que los niños han de ser eso precisamente, niños, pero este hecho no les excluye de poder administrar su tiempo y sus obligaciones intrínsecas a la labor de estudiantes.

Hacer responsables a los hijos de sus obligaciones como estudiantes y personas

Preparar la cartera del día siguiente, estar al tanto de los próximos exámenes, comprobar que no falta ningún material y sustituir el que se ha perdido, gastado o estropeado, insistir en que se despierten para no llegar tarde, por ejemplo, son detalles que se tienen en cuenta y que se cuidan especialmente cuando son más pequeños, sin embargo muchos padres continúan haciéndolo incluso cuando sus hijos son mayores. Al contrario de lo que pueda pensarse, esto solo retrasa su crecimiento y desarrollo como personas independientes y autosuficientes.

¿Consecuencias? En situaciones en las que el menor deba actuar, organizar su tiempo y tomar decisiones sin contar con sus progenitores no sabrá, se sentirá perdido; en momentos de dificultad o enfrentamientos con compañeros no tendrá recursos suficientes para salvar la situación porque esperará que sean sus padres los que le defiendan y saquen del atolladero. Dejarles todo hecho en la vida no significa que se conviertan en unos vagos, sino en personas indecisas e inseguras.

La etapa de estudiante se compone de unos conocimientos académicos pero, paralelamente a esta, también se crean y fortalecen otros valores como la autoconfianza, el respeto o el amor propio que también se necesitan cultivar y, al igual que las asignaturas,  poner a prueba casi a diario. Al igual que se supera un examen, dejar que salven las dificultades y actividades cotidianas por si mismos les prepara para la mejor carrera, la de la vida.

Te puede interesar

Escribe un comentario