Horas de estudio y de relax

Natación para relajarse

Imagino, que como a todos, habrá habido momentos de bajón de tanto estudiar… Que si ya no me entra ni una letra, que si voy a desisitir, que si ya no me da tiempo, que si no puedo dormir de los nervios

Durante la época de estudio, se dispara en nosotros el típico desasosiego, que si no sabemos controlar, puede comerse nuestra iniciativa y nuestras ganas, venciendo en contra nuestra, y haciéndonos una mala pasada.

Para luchar contra este sentimiento fatalista, en el que sólo falta tirar la toalla, y decidir que estudien otros, lo mejor es prevenir

Antes de notar ya ese agobio por el estudio, antes incluso de empezar a estudiar, lo que yo os recomiendo para evitar que ocurra, es que en vuestra programación, u horario diario, que desde luego animo a elaborar, marquéis horas para el exparcimiento y para el relax

Y hay que respetarlas a rajatabla. De la misma manera que estudiamos dándolo todo, durante las horas que pusimos en el horario que tocaba estudio, cuando toca shopping, cuando toca gimnasio, cuando toca cañas con amiguetes, etc, deberemos respetarlo y realizarlo, pues el cuerpo lo agradecerá, y el estudio cundirá más, con lo que evitaremos momentos catastrofistas de los que hablábamos.

Foto:  www.andaluciaimagen.com

Te puede interesar

Escribe un comentario