Idiomas para mejorar el futuro

formacionyestudios2

Una de las premisas para conseguir hacer realidad todos nuestros propósitos en la vida es la de no dejar de aprender y de tener curiosidad. Por ello, la formación siempre tiene que ir de nuestra mano. Siempre hay que estar formándose y nunca abandonar los estudios del todo. Y es que en estos momentos la actualidad se mueve a una velocidad de vértigo y los conocimientos cambian casi instantáneamente.

Uno de los errores más comunes cuando elegimos seguir estudiando es el de no tener un filtro. De este modo podemos estar dedicando nuestro tiempo, esfuerzo y dinero en una materia que no nos aporte nada. Bien es cierto que todo conocimiento es positivo y nos puede ayudar en un futuro, pero lo ideal es apuntar hacia lo más beneficioso para nuestra profesión y carrera. Por ejemplo, un curso de shiatsu  para un ingeniero químico no tiene ningún nexo de unión.

formacionyestudios1

Es importante realizar el ejercicio de esquematizar los conocimientos necesarios para nuestra profesión. Algunos los conseguiremos en la facultad y las escuelas, pero otros hay que salir a buscarlos. Gracias a esa lista de conocimientos y habilidades podemos realizar un plan para conseguirlas.

Una habilidad que suele ser transversal es la del dominio de idiomas extranjeros. Aunque desde pequeños hemos tenido educación en otros idiomas, en muchas ocasiones esta es una base que falta en muchos profesionales. Saber idiomas es tener la capacidad de abrir puertas. Por regla general, es el inglés el idioma que más se requiere en puestos profesionales, pero hay que tener presente las necesidades individuales unidas a las necesidades de nuestra profesión.

De este modo, una profesión emergente quizá se enfoque a determinados países, por lo que hay que aprender un idioma concreto. Actualmente, otros de los idiomas que más se requieren para los puestos de trabajo son el alemán y el japonés. Son muchas las escuelas por todo el mundo que ofrecen cursos para aprender idiomas, tanto en nuestra propia ciudad como en el extranjero.

Sí que es cierto que asistir a clases en nuestra propia ciudad aporta un primer conocimiento y un contacto con el idioma. Esto nos dará las bases para asentar la nueva lengua. Normalmente este tipo de escuelas dentro de nuestras fronteras se basan en enseñar gramática, ya que la puesta en práctica es complicada si no tenemos con quién hablar.

Aquí es donde entran las escuelas que ofrecen los estudios en el extranjero. Gracias a la inmersión lingüística, la traba que veíamos en nuestra propia ciudad se soluciona. Cuando aprendemos un idioma en el extranjero, las 24 horas del día son de formación. Además, se puede compaginar  los cursos de alemán en Alemania con otras actividades como prácticas profesionales o dedicar los momentos libres a hacer turismo.

No dejar de formarse en temas concordantes con nuestra carrera es la primera lección para conseguir un mejor futuro.

Te puede interesar

Escribe un comentario