Jornadas de convivencia escolar

Durante el curso (especialmente en los ciclos de primaria y secundaria) los padres pueden recibir a través de sus hijos la invitación a compartir una jornada de convivencia con otros padres, los alumnos del centro y el cuerpo docente con el fin de compartir experiencias y estrechar lazos. En estos eventos también se puede participar de actividades fundamentadas en conocer a fondo las iniciativas del centro y se puede degustar alguna especialidad preparada, incluso, por los propios niños.  Conoce un poco más en qué consisten estas jornadas y apúntate a ellas la próxima vez.

Es un acontecimiento que los centros preparan con especial cariño y dedicación y que pocas veces se repite a lo largo de todo el año académico, salvo las reuniones a comienzo y final de curso, aunque sus objetivos suelen ser diferentes en estos casos. En una jornada de convivencia muchas veces los niños exponen algunos trabajos realizados para tal fin en los meses previos, se habla de objetivos, se pueden expresar opiniones y hacer valoraciones entre todos. No hay que confundir un encuentro de este tipo con la reunión periódica con el tutor/profesor donde se analiza a fondo el rendimiento del alumno.  Aquí puede hablarse de experiencias globales y de la evolución como colectivo, además de servir de excelente punto de partida para la iniciación de nuevas actividades encaminadas a mejorar y enriquecer la enseñanza y que el centro tomará como recursos de enorme valor.

Suele cerrarse, como decimos, con algún pequeño aperitivo que en la mayoría de los casos se ofrece gracias a la pequeña colaboración de las familias de los alumnos. Una ocasión perfecta para ser partícipes de la educación de los hijos fuera del hogar y una oportunidad única para conocer, desde una realidad más cercana, con sus problemas, realidades, ilusiones y proyectos, el centro escolar.

Te puede interesar

Escribe un comentario