La adolescencia

Llevas algunos años cuidándole para que no le falte de nada, protegiéndole de aquello que puede dañarle, mimándole incluso, y de repente te das cuenta de que podéis mantener conversaciones (casi) de adultos, de que ha empezado a ser muy independiente, a valorar mucho las opiniones de sus amigos y comenzado a definir su personalidad,… en definitiva, de que sus necesidades ahora (salir más a menudo, nuevas amistades, sus primeras experiencias sexuales, etc.) se han convertido en tus miedos y preocupaciones. Un buen día acabas quitándote la “venda” de los ojos, porque aunque algo dentro de ti lo negaba has de admitir lo inevitable: tu hijo/a es ya un/a adolescente.

A muchos padres esto les obsesiona sobremanera. Es una etapa de rápidos y profundos cambios, a muchos niveles. Percibes aquellos que se están produciendo en su físico, pero ¿qué ocurre en su interior?, ¿cómo piensa y cómo se siente?, ¿qué debo hacer como padre/madre para estar a la altura?, ¿cómo debo afrontar sus reacciones?, ¿dónde están los límites que debo marcar?, ¿dónde acudir si necesito ayuda?…

El amor que como padres le tenéis, unido al sentido común, será la mejor de las escuelas, no obstante, para serviros de guía, vamos a enfocar este y algunos artículos posteriores a tratar la adolescencia desde un punto de vista práctico. Nos basaremos, principalmente, en aportar respuestas sencillas a una circunstancia natural dentro del desarrollo de vuestro hijo/a como persona.

Entender la adolescencia es el primer paso para perderle el miedo, y ser positivos la mejor manera de ver en la adolescencia la oportunidad para ayudar a vuestro hijo/a a convertirse en un adulto maduro y responsable.

Te puede interesar

Escribe un comentario