La carrera de arqueología

Arqueología

La arqueología se refiere a la ciencia que realiza estudios referidos a las civilizaciones a través de sus restos materiales. Por tanto, el arqueólogo, a través de los conocimientos adquiridos en su formación, es capaz de detectar dichos vestigios, interpretar y entender su historia. Dependiendo de la naturaleza de los restos encontrados pueden vislumbrarse tipos de vida, estructura social, incluso creencias políticas. El profesional de esta disciplina posee los conocimientos referidos a los métodos de examen y observación, y aplica las técnicas necesarias para su conservación.

Tiene un amplio conocimiento en bibliografía, consulta frecuentemente datos referidos a sus hallazgos, compara restos con los encontrados por otros profesionales y dirige las operaciones de descubrimiento, análisis e investigación de las huellas descubiertas en las exploraciones. Su trabajo es metódico, requiere de paciencia, disciplina y meticulosidad. Debe ser capaz de mantener una lógica frente a la abstracción en la que basa, a menudo, sus hipótesis. Debe ser capaz de interpretar con habilidad sus hallazgos, y ha de estar preparado para trabajar en equipo.

Su labor es decisiva en la estructuración de las ciudades, ya que se encarga de proteger los terrenos  susceptibles de gran valor arqueológico de las edificaciones y, por tanto, en la conservación del casco histórico y patrimonio monumental. Puede, además, conjuntamente con el Organismo Oficial competente, gestionar las colecciones que se encuentran en Museos.

Salida laboral. Puede trabajar en la docencia, también como consultor, investigador en Centros culturales y fundaciones, como responsable y director en Museos o en empresas de prospección especialistas en hallazgos arqueológicos, entre otros cometidos.

Te puede interesar

Escribe un comentario