La enseñanza a distancia, cada día más en boga

La formación a distancia, cada día más en boga

Gracias a la implantación del sistema de aprendizaje a distancia, el eLearning, muchas universidades, escuelas o centros de enseñanza privada posibilitan a los estudiantes el acceso a una enorme variedad de cursos, carreras o másters, sin necesidad de que el alumno tenga que desplazarse de su propio domicilio. Hasta ahora, si se quería cursar una carrera para la que no hubiera universidad en la ciudad del estudiante, se optaba por el traslado, acarreando multitud de gastos inherentes a la nueva situación (manutención, alojamiento…)

Este tipo de formación presenta numerosas ventajas. A la del ahorro de costes por desplazamiento, como ya hemos mencionado, se une una atención más personalizada, ya que normalmente se pone a disposición del alumno uno o varios tutores que controlan su evolución y responden a cualquier duda que surja durante el transcurso de la enseñanza. Suele dejar que el propio estudiante se organice en sus horarios y métodos de estudio, lo que motiva mucho más y educa en una disciplina organizativa.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los alumnos reciben la enseñanza a distancia como algo positivo. Precisamente, la ventaja que supone estudiar solo y al ritmo personal supone para muchos estudiantes un inconveniente, ya que esto les priva de establecer contacto personal con compañeros de clase y fomentar lazos sociales y de amistad. Así también, la facilidad en dejar que el alumno se organice en las clases y que distribuya su tiempo, para algunos estudiantes ocasiona demasiada relajación y falta de constancia, lo que puede incidir negativamente en el resultado final.

Antes de embarcarse en la realización de cualquier estudio a distancia es necesario conocer todos estos factores y decidir lo que realmente beneficiará al alumno en cada caso, decantándose por el tipo de enseñanza que consiga un mejor rendimiento, tanto a corto como a largo plazo.

Te puede interesar

Escribe un comentario