La formación continua, un valor desaprovechado en algunas ocasiones

Formación continua

Tanto las empresas como sus trabajadores pueden beneficiarse, cada año, de las ayudas que la Seguridad Social y Hacienda proporcionan a aquellas para la formación continua de sus empleados.

Esta es una apuesta firme, por parte del Gobierno de España, por la permanente formación de los trabajadores en activo, de cara a la adquisición de nuevos conocimientos y de practicar en nuevas disciplinas profesionales. Abre, a los trabajadores, la puerta a nuevas oportunidades de ascenso laboral. Para las empresas, supone una dotación de personal de mayor, y mejor, cualificación profesional para competir en un mercado muy exigente.

Se tiene la creencia de que si ya se está trabajando no es necesario seguir formándose. Sin embargo, esto es un completo error, ya que es importante reciclarse, adaptarse a diferentes procedimientos, normas y, principalmente, para la promoción interna en la empresa.

Por parte de las empresas se piensa que invertir en la formación continua de sus trabajadores supondrá un enorme gasto, cuando esto es absolutamente incierto. La Seguridad Social y Hacienda adjudican a cada empresa, por trabajador, un total de 420 euros anuales en concepto de formación. Si, transcurrido el año, no se ha hecho uso de esa cantidad se pierde, no se acumula para el siguiente periodo. El desconocimiento, por parte de las empresas, de este tipo de ayudas, que proviene de un escaso asesoramiento de sus equipos jurídicos, provoca que, anualmente, se desaprovechen grandes oportunidades de crecimiento y adaptación profesional.

El trabajador puede escoger el curso de su interés, y será su empresa la que tramite la documentación necesaria para que su empleado comience la formación que ha elegido.

Te puede interesar

Escribe un comentario