La labor de los padres en los estudios

La labor de los padres en los estudios

A menudo pensamos que la labor educacional referida a los estudios empieza y termina en el centro escolar, sin embargo, los padres tienen mucha influencia en el rendimiento de sus hijos en clase, y no solo profesores o asignaturas.

En el colegio se enseñan asignaturas y hábitos de estudio, pero en casa se inculcan actitudes y se transmiten el valor del estudio y la importancia de ser personas autosuficientes gracias a una sólida formación académica.

¿De qué manera los padres pueden influir en el rendimiento escolar de sus hijos?. Existen determinados aspectos a tener en cuenta:

Por un lado los padres han de estimular a sus hijos en el estudio, animarles, y establecer con ellos una relación basada en la confianza, de tal manera que ante cualquier dificultad pueda actuarse y buscar una solución favorable para el niño.

Los padres han de evitar siempre hablar mal de profesores, asignaturas, el centro escolar o denotar una negatividad frente al estudio. Los progenitores son el principal espejo en el que se miran los hijos, y si observan indiferencia acabarán exteriorizando indiferencia.

Se ha de dar ejemplo, además, con una actitud consecuente. Si queremos enseñar un hábito de lectura nuestros hijos han de vernos como personas interesadas en la lectura.

Es necesario organizar junto al niño los espacios de tiempo para el estudio, vigilar que los cumple y ayudarle a que su habitación le ofrezca un entorno que le estimule y en donde se sienta cómodo.

Debe ayudarse al niño en repasos y controlar que mantiene un orden con sus trabajos y actividades, que cumple con los plazos de entrega, y que organiza su tiempo para que pueda atender sus obligaciones y disfrutar de su tiempo de ocio. No obstante, también es imprescindible inculcarle cierto grado de autosuficiencia, para que sea capaz de aplicar por sí mismo estas normas, ya que no es positivo que se relaje al saber que alguien más se preocupa por sus cosas y acabará haciéndolas por él.

Por último, es necesario un control, pero también cierto margen de confianza, y demostrársela.

Te puede interesar

Escribe un comentario