La sensación de estar quemado

La sensación de estar quemado
Con la proximidad de las vacaciones de verano, algunos estudiantes y trabajadores tienen la sensación de estar quemados en sus tareas cotidianas ante el deseo de disfrutar del descanso estival, aparcar las obligaciones cotidianas y cuidar de uno mismo. Se habla mucho sobre el síndrome del trabajador quemado pero no se habla tanto de cómo esta sensación de cansancio puede afectar a otras esferas de la vida como una actividad de voluntariado y espacios de ocio.

Esta sensación de estar quemado muestra la urgente necesidad de descanso personal. ¿Cuáles son los síntomas que muestran que una persona se siente quemada en algún ámbito? Uno de los síntomas frecuentes es el estrés crónico.

Uno de los síntomas que conviene escuchar es la falta de capacidad para disfrutar de una actividad que anteriormente era motivo de disfrute y ahora parece haberse convertido en foco de frustración y de sufrimiento. La persona observa una obligación en concreto como una carga que interpreta desde el pensamiento negativo. Esta sensación de cansancio generalizado produce mal humor, un nivel alto de insatisfacción con el presente y frustración.

Puede que esta sensación de cansancio solo muestre la necesidad de un descanso pero también puede suceder que sea el síntoma de que la persona necesita hacer algunos cambios tras la vuelta de sus vacaciones para emprender nuevos objetivos, salir de la zona de confort y romper con la sensación de estancamiento de quien parece haber quedado en un punto que no le satisface.

Te puede interesar

Escribe un comentario