La vida es un estudio constante

Libros

Dicen los profesores que en la vida estaremos constantemente estudiando. No se equivocan. Es cierto que, cuando estamos inscritos en un curso, tendremos que estudiar las temáticas que nos encomienden pero, cuando lo terminemos, lo más recomendable será seguir estudiando. ¿Por qué? Porque en el caso de que no lo hagamos, nuestros conocimientos se oxidarán y no los actualizaremos. En definitiva, lo que sabemos se quedará un poco anticuado.

La solución que se persigue no es estudiar una determinada cosa y, cuando termina el curso, ya se deja de estudiar. Todo lo contrario, ya que cuando obtengáis la actualización tendréis que seguir estudiando y trabajando para que podáis aplicar los contenidos actualizados en los momentos en los que los necesitéis.

Imagináos que, por ejemplo, habéis estudiado abogacía. Cuando completéis la convocatoria, os pondréis a buscar un trabajo. Pero eso no debe ser un motivo para que dejéis de estudiar. Al contrario, ya que las leyes están continuamente cambiando y vosotros deberéis tener en cuenta todas las modificaciones que se realicen. Así, cuando esté trabajando, podréis atender a los clientes de una mejor manera.

El ejemplo que os hemos puesto con anterioridad puede aplicarse a todos los cursos, a todos los trabajos, y en múltiples aspectos de la vida, por lo que os recomedamos que lo tengáis muy en cuenta.

Por último, no olvidéis que, aunque terminéis el curso en el que estéis inscrito, lo más recomendable es seguir estudiando la misma temática. Sobre todo, lo mejor será actualizarla para que vuestro trabajo siga siendo tan o más eficiente que el anterior.

Te puede interesar

Escribe un comentario