Las empresas han de valorar la formación de sus empleados para ser competitivas

Un reciente estudio de la consultora Accenture, encargado por la FEB, la Federación de empresas de Bélgica, revela datos contradictorios con la actual situación económica que atraviesa Europa al respecto de la inversión en la partida de formación por parte de las empresas. Según el sondeo, que se ha llevado a cabo entre medio millar de directivos y responsables de selección de personal de distintas empresas y organismos, solo un escaso 18% de las entidades encuestadas tiene previsto gastar parte de su presupuesto en la formación continua de sus empleados como medio para combatir la escasa cualificación de buena parte de sus plantillas.

Por contra, más de un 85% se decidió por recortar la partida destinada a formación, lo que entra en conflicto, como decimos, con la actual coyuntura económica mundial. ¿Por qué motivo?, sencillamente porque es ahora cuando más se necesita invertir en talento y capital humano, para desarrollar proyectos que mejoren la productividad y aumenten la competitividad.

El estudio pone sobre la mesa, además, varios escollos importantes que deben salvar las empresas para mejorar esta situación. Por un lado está el hecho de aprender a diferenciar, entre toda la plantilla, a aquellos empleados que bien por su experiencia o sus conocimientos destacan sobre el resto. Reconocer este conocimiento desaprovechado puede optimizar los recursos.

Accenture también insiste en la importancia de la apertura hacia la captación de personal fuera de las propias fronteras, explorando con ello otras oportunidades de encontrar talento entre los más de 23 millones de desempleados contabilizados en toda Europa. Solo en el 28% de las veces que se formuló esta cuestión se contestó afirmativamente. El informe de la consultora concluye en afirmar que las empresas, aun siendo conscientes de la solución tienen serias dificultades para encontrarla,  y termina revelando que la clave consiste en saber gestionar todo el conocimiento que existe tanto dentro como fuera del propio entorno de trabajo.

Te puede interesar

Escribe un comentario