Las limitaciones por discapacidad comienzan a desaparecer

Sillas de ruedas

Hace unos años, si un niño con discapacidad comenzaba a estudiar, se encontraba con una gran cantidad de limitaciones que podían dar al traste con su carrera estudiantil. Básicamente, no había muchas herramientas y los profesores tampoco es que se empeñaran demasiado en pasar por encima de las limitaciones. Una situación poco interesante.

Afortunadamente, ese tema ha comenzado a desaparecer. Por una parte, hay muchísimas herramientas que se han puesto en marcha con el fin de echar una mano a los niños y cubrir sus necesidades. Por otra parte, existen una gran cantidad de profesores y docentes que se están aplicando para que sean un compañero más de la clase. Algo que se está convirtiendo en un éxito, además de permitir que la educación sea mucho más accesible.

Si os dais una vuelta por algún centro educativo, estamos seguros de que notaréis cambios muy profundos: las instalaciones se están adaptando para personas que tengan problemas de accesibilidad. Ya no hay ninguna razón que evite su construcción. Simplemente se hace y listo. Si algún niño tiene discapacidad, los propios directores atienden las peticiones y ponen en marcha la maquinaria para ayudarles. Una actitud excelente.

Ahora, preguntadle a algún niño acerca de sus sensaciones en las clases. Son positivas ¿verdad? Un logro del que mucha gente está contenta. Es cierto que quedan algunos esbozos en los que hay que trabajar, pero lo cierto es que las tareas no paran. Todo sea con el fin de poder ayudar a las personas que tengan algún tipo de discapacidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario