Las prácticas, ¿son suficientes?

Trabajo

Después de cursar la formación correspondiente, viene un periodo bastante interesante, que nosotros calificaríamos como de fundamental. Se trata de las prácticas laborables, varias semanas en las que tendremos que trabajar en una empresa, siempre bajo supervisión de una persona. No será como trabajar, pero será muy parecido.

Durante las pocas semanas que estaremos al frente, nuestras obligaciones serán casi las mismas que las de los propios trabajadores. Sin embargo, habrá varias diferencias. Por ejemplo, el tutor que tengamos será la persona que se haga responsable de nosotros. Por otra parte, siempre que hagamos algo deberíamos tener una pequeña supervisión, con el fin de arreglar cualquier posible fallo.

Ahora, la pregunta que hacemos es, ¿las prácticas son suficientes? En cierta manera, si, ya que nos ofrecen toda la experiencia que podríamos necesitar, con el fin de que podamos comenzar a trabajar. No obstante, también es verdad que cabería la posibilidad de que nos dejáramos cosas pendientes, por lo que nuestra formación no sería la idónea.

Debemos tener en cuenta que las prácticas son simplemente una iniciación al trabajo, aunque gracias a ellas tendremos que adquirir las primeras nociones laborables. Todo depende, por supuesto, del sitio en el que llevemos a cabo las prácticas. Unos sitios las harán de una manera, y otros de otra, según la forma en que trabajen.

No olvidemos que las prácticas son un periodo más, que nos enseñará múltiples cosas, como la forma en que debemos actuar cuando estemos trabajando, o lo que tendremos que poner en marcha.

Más información – Los cursos que incorporan prácticas mejoran la empleabilidad
Foto – FlickR

Te puede interesar

Escribe un comentario