Las residencias para estudiantes españolas consiguen aumentar su facturación en el último año

La falta de Universidades con una especialidad concreta en algunas ciudades mueve a los estudiantes a otras zonas. La posibilidad en este caso, en lo que se refiere al alojamiento,  incluye el alquiler compartido de una vivienda, pero la actual situación económica obliga al ahorro de costes añadidos, algo que ha conseguido alzar a las residencias de estudiantes como la primera alternativa.

Las residencias para estudiantes españolas consiguen aumentar su facturación en el último año

En España la facturación de las residencias para estudiantes (que se cifran en casi 1100) ha crecido en torno al 1,2% en el último periodo, un porcentaje relativamente pequeño pero que las propias residencias consideran como positivo. Así también, tanto residencias  como colegios mayores han ampliado ligeramente el número de plazas disponibles, debido principalmente a la mayor demanda. Madrid se lleva la cuarta parte de toda la oferta que existe en España (que es de 90.000 ) y se sitúa en la cabeza por número de plazas ofertadas (un total de 18.248 plazas), por encima de comunidades como Castilla y León, Cataluña y Andalucía, que le siguen de cerca. Estas comunidades autónomas ya se adjudican por sí mismas la mitad de las plazas ofertadas.

El total de las plazas se reparte entre residencias de las propias universidades (públicas o privadas) y centros adheridos a estas.

Elegir una residencia universitaria, sobre todo el primer año de carrera, es una buena opción porque permite una mejor adaptación al hecho de vivir fuera de casa, unido al hecho de que la mayoría de ellas disponen de comedor colectivo, por lo que el estudiante no tiene que preocuparse de la cocina. Otras disponen incluso de la limpieza incluida.

Te puede interesar

Escribe un comentario