Las tecnologías de la información y comunicación al servicio de las dificultades del aprendizaje

La conciencia colectiva consigue avances significativos en numerosos frentes. A nivel educativo existen numerosas dificultades del aprendizaje que han sido tratadas muchas veces desde el desconocimiento. Las asociaciones y comunidades, de manera conjunta con los profesionales del entorno médico y docente, han ido consiguiendo desmitificar muchos de los problemas e integrar a los afectados en mayor o menor medida hacia un entorno escolar acogedor y de apoyo.

Las tecnologías de la información y comunicación al servicio de las dificultades del aprendizaje

La buena noticia de hoy, si bien se dirige a cualquier sector de población, edad u ocupación, puede extrapolarse al ámbito educacional ya que los alumnos con trastorno autista pueden verse beneficiados de manera evidente.  El número de niños afectados por autismo se cifran en España en, aproximadamente, 50.000. Estos niños precisan de herramientas que faciliten su capacitación. Si bien los progresos son notorios se sigue indagando en nuevos métodos didácticos, es el caso de la labor que viene realizando la Universidad de Jaén como parte integrante del proyecto FIRST, que promueve e investiga en herramientas de soporte flexibles e interactivas.

Gracias a esta iniciativa, que se lleva a cabo a través de su departamento de sistemas inteligentes de acceso a la información y con la participación de la Universidad de Alicante y la de Wolverhampton (Reino Unido), se explora en la obtención de medios de conversión lingüistica para que sean más fácilmente entendibles por autistas. El proyecto contemplará la incursión de software en ordenadores, móviles o tabletas que permita la accesibilidad y comprensión, convirtiendo de manera automática los giros y expresiones del texto que puedan generar confusión. El sistema inteligente mejorará, por tanto, su significado sin variar su mensaje.

Se espera, además, y en palabras de Luis Alfonso Ureña, implicado en el proyecto universitario, que pueda comercializarse por un bajo coste, el justo para amortizar la inversión pero sin mayor ánimo de lucro. La máxima es la mejora en la calidad de la enseñanza y en ampliar las oportunidades educativas de los alumnos, abarcando así el amplio espectro de trastornos por autismo conocidos en la actualidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario