Qué le pasa a tu cerebro cuando tienes miedo escénico

miedo a hablar en público

No importa las veces que hayas hablado en público, si sientes miedo escénico es posible que siempre lo tengas… pero podrás aprender a tolerarlo mejor o peor si te entrenas bien para ello. Hay algunas cosas de las que no te librarás aunque tu público no se dé cuenta: palmas sudorosas, corazón acelerado, boca seca… seguro que sabes de lo que estoy hablando. No importa si hay 5 personas o 50… Hablar en público siempre cuesta, te dediques a lo que te dediques.

Cada vez que tengas que hablar en público deberás pensar en la forma de comunicarte efectiva para que tus ideas las puedan entender las demás personas y que además, aunque tengas miedo escénico no se note en absoluto. Es necesario que aprendas a controlar tus emociones para que ellas no te controlen a ti, total, ¿qué es lo peor que podría pasar?

¿Qué es el miedo escénico realmente?

Lo peor cuando hablas delante de muchas personas es que la gente se aburra o no entienda de lo que estás hablando, si esto te ocurre… los sudores fríos podrían empezar a recorrer tu frente. Los seres humanos nos preocupamos mucho por nuestra reputación y cuando creemos que alguien piensa mal de nosotros nos sentimos amenazados y por lo tanto el nivel de estrés y de ansiedad aumentarían drásticamente.

miedo a hablar en público

La respuesta primitiva que tenemos los seres humanos al miedo, es algo difícil de controlar porque nuestro cerebro no diferencia un peligro real y que nos puede provocar la muerte a un peligro de la civilización moderna donde un comentario hiriente nos puede hacer sentir atacados como si la vida nos fuese en ello. Cuando sentimos el estrés de cualquier manera nuestro cerebro activará el síndrme de “lucha, huida o inmóvil”, que son las tres respuestas a las que estamos diseñados para actuar (o no en caso de inmóvil) ante cualquier amenaza.

¿Qué le sucede a nuestro cerebro?

Cuando se piensan en las consecuencias negativas que podrían ocurrir si algo sale mal (aunque no tenga por qué ser así), una parte del cerebro, el hipotálamo, activa la glándula pituitaria para secretar la hormona del estrés por lo que el cuerpo empezará a generar adrenalina en la sangre.

Cuando esto ocurre las personas experimentamos reacciones diferentes a este proceso. Algunas personas empiezan a sudar, el corazón se acelera y la boca se seca (el cuerpo se prepara para la huida o la lucha). Otras personas pueden sentir que su cuello y su espalda se contraen y parece que el cuerpo quiere ponerse en posición fetal.

miedo a hablar en público

 

 

Si esto te ocurre es necesario que luches con esa sensación y que eches los hombros hacia atrás, que levantes la cabeza y la mantengas erguida. Notarás cómo tus manos y todos tus músculos tiemblan, puesto que tu cuerpo sigue preparándose para luchar o huir como si estuvieras esperando el ataque de un contrincante.

Al aumentar la presión arterial es posible que tu sistema digestivo se detenga porque tu cerebro piensa que eso es secundario porque lo que realmente necesita tu cuerpo es el uso eficiente de nutrientes y oxígeno para los órganos vitales. Cuando tu sistema digestivo se apaga es cuando se te seca la boca, se que quita el hambre e incluso puedes sentir esa sensación de nervios en el estómago que los enamorados describen como: ” sentir mariposas revoloteando”.

Además, tu cerebro también hará que con el estrés al nivel máximo al sufrir el miedo escénico, tus pupilas se dilaten por lo que será más difícil leer nada cerca pero sí serás capaz de ver las caras de la audiencia porque la visibilidad a larga distancia mejora notablemente.

Por qué tienes miedo escénico

La genética tiene un papel muy importante en tus sentimientos ansiedad en las situaciones sociales. Aunque también puede influir el que lo que tengas que explicar en público no lo domines bien o que nunca antes hayas hablado ante una audiencia y por lo tanto no sepas cómo son las sensaciones a experimentar.

miedo a hablar en público

Hay un dicho que me gusta que dice así: “Sólo se aprende a escribir, escribiendo”, y es que la realidad es que la práctica hace al maestro y por eso para poder familiarizarte con el hecho de hablar en público, tendrás que hacerlo bastantes veces hasta que domines la técnica (aunque el miedo siempre te acompañe podrás encontrar técnicas de relajación y de calma para encontrar la serenidad).

Cuando más cómodo te sientas con tu presentación y con tu estado emocional, la ansiedad y el estrés podrás disminuir notablemente.

Te puede interesar

Categorías

Formación

Maria Jose Roldan

Maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy... Ver perfil ›

Escribe un comentario