Lo primero es lo primero

Boda

Puede ocurrir que, en plena época de estudios, tengamos que ausentarnos durante unos días para atender a algún tipo de compromiso urgente o sensible. Por ejemplo, una boda o un evento al que tengamos que asistir por educación. En estos casos ocurren dos cosas. En primer lugar, que tendremos que ir si o si, ya que nuestra presencia es necesaria, aunque no hagamos nada más. En segundo lugar, al tener que atender a esa necesidad, nos será imposible estudiar.

En estos casos, vamos a cambiar el tipo de recomendaciones que os damos. Si tenéis que ir a una situación especialmente delicada, id primero a eso. Comunicadlo en vuestro centro de estudios o, si no tenéis clase, dejad de estudiar durante el tiempo necesario hasta que podáis cubrir el evento por completo. Estas ocasiones son los suficientemente importantes como para que tengáis que ausentaros o dejar de estudiar si se requiere. Recordad que son momentos muy importantes, o en los que (repetimos) vuestra presencia es obligatoria.

Está claro que si empleáis vuestro tiempo en asistir a estos eventos, no tendréis tiempo para estudiar. No os preocupéi. Si véis que perderéis muchas horas, siempre podéis estudiar un poquito más antes de iros, además de ampliar vuestro tiempo de estudio (unas horas más) al volver. Esto debería suplir los días que no habéis estado presentes.

En cualquier caso, consideramos que los eventos de los que hemos hablado son más importantes que los estudios. De todas formas, tened en cuenta que sólo os robarán una parte de vuestro tiempo. Tiempo que, por supuesto, podéis recuperar.

Te puede interesar

Escribe un comentario