Lo que se invierte en educación se amortiza en casi cuatro puntos

las cifras de inversión en educación

En nuestra sociedad podemos disfrutar de algunos derechos básicos, como son la educación, sanidad y servicios sociales. Pocas veces nos paramos a pensar si el gobierno recibe alguna rentabilidad por las cifras de inversión en estas partidas, y aunque imaginamos que si no reparamos en saber de qué cantidades puede hablarse cuando revierten dichos gastos.

Para empezar con el gasto diremos que el gobierno español concede al Ministerio de Educación un 29% del P.I.B.  por cada alumno, lo que nos sitúa por encima de lo que se gastan el resto de estados miembros de la O.C.D.E. (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), que sería de un 27%,  y algo más de lo que representa la cifra de inversión dentro de la U.E., que es de un 26%. Aunque los resultados -por alumno- son superiores, es necesario reseñar que el gasto global en educación (que incluiría ayudas y subvenciones a centros educativos y familias) aun está por debajo de la media.

Para referirnos a los ingresos, las cifras oficiales apuntan a que de cada euro que el gobierno español aporta para el gasto público en su partida de educación recibe posteriormente casi cuatro, exactamente 3,9, lo que sí se equipara a los ingresos del resto de países de la O.C.D.E.

Para explicar estos datos, el secretario de Estado de Educación, Mario Bedera, ha señalado que ha crecido el número de titulaciones en las últimas décadas en todas las áreas (F.P., Bachillerato y estudios superiores). De esta manera, con mejor titulación se es más competitivo a nivel laboral y se recibe un mejor salario, y esto repercute en una mayor rentabilidad pública, pero también privada.

Te puede interesar

Escribe un comentario