Los beneficios del estrés positivo en los estudios

Los beneficios del estrés positivo en los estudios

Sentir estrés en cualquier momento del día, de una forma constante es malo para la salud ya que supone vivir con una mochila pesada sobre la espalda que se convierte en un lastre. Conviene buscar la forma de liberar ese peso para poder avanzar en positivo hacia el futuro.

Sin embargo, el estrés en su justa medida y ante una causa lógica sí tiene un aliciente positivo puesto que un estudiante que siente nervios en el estómago ante un examen muestra que esa prueba no le resulta indiferente, quiere prepararse y hacerlo bien. Cuando un estudiante responde con indiferencia ante las pruebas académicas muestra que no se implica, que no le importa lo suficiente esa prueba como para esforzarse.

El estrés positivo es aquel que una vez superada la causa que lo provoca, desaparece por completo. Pero además, se convierte en un aliciente para aprovechar más el tiempo y seguir un plan de acción en el cumplimiento de un objetivo. ¿Cómo gestionar el estrés positivo?

1. En primer lugar, respeta los tiempos de descanso incluso en el periodo de exámenes. Romper el ritmo de estudio con pequeñas pausas te ayuda a concentrarte mejor.

2. Realiza ejercicio físico porque el deporte es muy saludable para el cuerpo y para la mente.

3. El día anterior a un examen evita la tentación de quedarte repasando hasta tarde y descansa porque si llegas al examen agotado no das lo mejor de ti.

4. Piensa en positivo. Es decir, acude al examen con la idea de que vas a aprobar y que te  va a salir bien. Si haces el examen pensando que vas a suspender te das por derrotado antes de tiempo.

Más información – Cómo preparar bien un examen

Te puede interesar

Escribe un comentario