Los centros concertados de la Generalitat valenciana se encuentran en una difícil situación de solvencia

Esta circunstancia está motivada por la deuda que la propia Consejería de Educación mantiene con estos centros, un  compromiso de pago que prometió saldarse con fecha límite de 15 de diciembre y no ha sido satisfecho llegado el plazo.  El adeudo, que asciende a más de 12 millones de euros,  ya se viene arrastrando desde el verano, correspondiente a conceptos como los propios salarios del funcionariado, además de los previstos para el mantenimiento y limpieza.

Los centros concertados de la Generalitat valenciana se encuentran en una difícil situación de solvencia

José Ciscar, el Consejero de educación de la Generalitat valenciana, ha prometido, en una pasada reunión mantenida con diferentes representantes sindicales, que parte de la deuda será pagada en los próximos días. De todas maneras esto no deja conformes a los centros concertados, ya que Ciscar no ha dejado claro el porcentaje (o cantidad) de deuda que quedará saldada, lo que inquieta sobremanera a los colegios que llevan autofinanciándose los últimos meses.

Hay que aportar dinero a otras partidas, afirma el Consejero, como es el de la Sanidad, otro sector igualmente indispensable, así que la situación no es para nada halagüeña. Los primeros casos que se estudiarán, y para los que irán destinados los primeros pagos, serán aquellos que se encuentren en una situación en la que deban afrontar gastos de especial importancia, como sucedería con el alquiler de los inmuebles.

Desde la patronal se ha solicitado que se establezca una planificación en los pagos pendientes; de esta manera podrá conocerse con antelación las cantidades de las que podrá disponerse, evitando así tener que pedir créditos para proseguir con su actividad.

Como ves, una noticia que nunca gusta comunicar, pero que es, tristemente, la realidad.

Te puede interesar