Los cursos cambian su duración

Clase

Hace unos años, si nos apuntábamos a algún tipo de curso que no fueran los oficiales, lo más seguro es que estos tuvieran una duración de varios meses, suficiente para aprender pequeños conceptos y obtener una titulación que nos daba las competencias profesionales necesarias para trabajar. Pero, con el paso del tiempo, la duración de los cursos ha cambiado hasta el límite que se ha querido.

Ahora, si os dáis cuenta, existen cursos que se extienden desde los pocos días (o incluso unas horas) hasta más de una decena de meses. Todo depende de lo que vayamos a estudiar. Que sea un curso no significa que tengamos que estudiar grandísimos temarios. Todo lo contrario, ya que puede tratarse de una introducción con la que queramos adentrarnos en algún mundillo que nos interese.

La duración de los cursos es impuesta por la entidad que lo ofertará, siempre teniendo en cuenta las materias y los conceptos que deberán aprender los alumnos. Por supuesto, es necesario que todo se adecúe entre sí, ya que los alumnos deberán tener a su disposición todo lo necesario para que, por una parte, el curso se efectúe con normalidad y, por otro, haya el tiempo necesario para aprender todo.

Por lo general, los cursos suelen durar varios meses, aunque repetimos que depende de lo que se quiera enseñar, la gente a la que vaya dirigido, etc. Son varios factores a tener en cuenta cuando se organiza una convocatoria de este tipo, ya que será lo que recibirán las personas que se inscriban.

Te puede interesar

Escribe un comentario