Los cursos deberían ser más prácticos

Libro

La idea básica de lo que será un curso formativo ya la tenemos en mente. Cuando vamos a comenzarlo, pensamos en que estaremos en una clase, rodeados de apuntes que tendremos que estudiar para después hacer frente a los exámenes que nos propongan. No obstante, parece que esa forma de hacer las cosas debería cambiar próximamente, ya que ya ha habido quejas por parte de los empresarios que han contratado a algunos alumnos.

Según parece, las empresas han admitido que, aunque los alumnos tenían una buena base teórica, no sabían hacer algunas cosas debido a que no habían practicado con las herramientas que ellos utilizan. Algo que tiene una fácil solución, pero que no termina de implementarse en los cursos que se llevan a cabo.

Las quejas vienen siempre por el mismo tema. Los profesores se centran bastante en los aspectos teóricos de los cursos, pero dejan de lado casi por completo los aspectos prácticos. De esta forma, los alumnos consiguen memorizar toda la teoría pero, a la hora de ponerse a trabajar, no tienen experiencia con las laborales que deben realizar. Y las empresas quieren que puedan manejarse con soltura en los empleos.

¿Qué se puede hacer, entonces? Está claro que los encargados de impartir los cursos tendrán que hacer más hincapié en la parte práctica, sin dejar de lado la teoría. Así, los alumnos no sólo saldrán mejor preparados, sino que también estarán más cualificados para llevar a cabo trabajos que, de otra forma, no hubiera podido realizar. En definitiva, se tendrá que tener en cuenta tanto la teoría como la práctica.

Te puede interesar

Escribe un comentario