Los errores más frecuentes al hacer un examen

Los errores más frecuentes al hacer un examen

Los estudiantes aprenden de sus propios errores en los exámenes para poder hacerlos mejor. ¿Cuáles son los fallos más habituales en este contexto? Uno de los errores habituales es no leer despacio el enunciado de cada pregunta y, de esta prisa también se pueden producir errores de comprensión que derivan, de forma inevitable, en fallos en la respuesta. Para saber qué tienes que poner en la respuesta de un examen también debes tener claro qué te están preguntando.

Otro error habitual en los exámenes es no dejar la respuesta en blanco y a pesar de no saber exactamente el dato aprovechar para aportar contenido que pueda estar relacionado pero que no muestra directamente aquello que se pregunta. Este tipo de fallos suele ser más frecuente en exámenes de historia, literatura y filosofía.

Un error de gestión del tiempo habitual en los exámenes es no dejar diez minutos al final del mismo para poder repasar, corregir posibles errores ortográficos o hacer algunas modificaciones. El hábito de repasar mejora las opciones de haber hecho un buen examen.

Otro error posible al hacer un examen es copiar a un compañero. Hacer trampas nunca es un buen medio para aprobar un examen porque lo más importante es ser sincero con uno mismo.

Durante un examen también es posible realizar algunas preguntas al profesor. Evidentemente, no se pueden hacer preguntas en relación con el contenido de la respuesta pero sí puedes animarte a preguntar cualquier cuestión vinculada con el formato del examen.

Te puede interesar

Escribe un comentario