Los exámenes, mejor separados

Examen

En primer lugar, nos gustaría que rememoréis en vuestra cabeza uno de los momentos más complicados de los cursos: la época de exámenes. Como bien sabéis, se trata de, más o menos, una semana en la cual no haréis otra cosa que no sea estudiar y completar exámenes. Todo ello sin que apenas haya tiempo de por medio, con su consecuente aumento de dificultad. No son muchos los alumnos que están contentos con esta época, por lo que está claro que, cuando hay exámenes, es mejor que estén separados por un plazo de tiempo.

Cuando hacemos frente a controles “normales”, se suele poner un día en el que nos dará el suficiente tiempo como para estudiar y en el que, además, no tendremos ninguna otra prueba. Esto está muy bien, ya que no sólo nos permite estudiar casi todo lo que queramos, sino también repasar los contenidos que necesitemos para el control.

La conclusión está bastante clara: cuando haya exámenes, será mejor que entre cada uno haya un cierto tiempo que nos permita prepararnos para ellos. No sólo aumentarán la calidad de nuestros estudios, sino también las notas que obtendremos, las cuales podrían llegar a ser mucho mayores.

Por el momento, la época de exámenes es infranqueable. Así está decidido en la mayor parte de los centros educativos. Esto significa que no podremos evitarla, al menos hasta que se modifique la ley que le concierne. Sin embargo, parece que todavía pasará mucho tiempo hasta que esto pase. Si es que pasa. Nos tendremos que conformar con nuestros esfuerzos en los estudios.

Te puede interesar

Escribe un comentario