Los idiomas árabe, chino, ruso y portugués ganan alumnos

“Una mejor salida laboral”, esta afirmación podría perfectamente responder a los objetivos de cualquier estudiante  que, hasta no hace mucho, se decantaba por el idioma inglés como primera lengua extranjera. El joven de hoy, incluso el profesional con experiencia, que ya ha explorado este idioma pero que quiere proyectar su carrera laboral hacia otros destinos más productivos, en economías emergentes por ejemplo, toma otras decisiones al respecto del idioma que estudia.

La expresión antes utilizada podría adaptarse a día de hoy por un “destacar sobre el resto”, y es que un mayor número de conocimientos verdaderamente útiles, prácticos y adaptados a la cambiante realidad del mercado laboral aportan un elemento diferenciador al C.V. de cualquier candidato a un puesto de trabajo. 

Así, Asia es el objetivo de buena parte de los jóvenes que aspiran a dejar España para trabajar, de ahí que se produzca una mayor demanda de los cursos de formación referidos al idioma chino, en primer lugar, y después de japonés.  Por otro lado, el portugués gana alumnos gracias a las posibilidades de crecimiento económico de un país como Brasil.  Al árabe le sucede lo mismo, gracias a que el emirato de Qatar se postula como una alternativa de empleo en un futuro a medio plazo.  Y por último es Rusia, junto a otros países de Europa del Este (Kazajistán, por ejemplo) la posibilidad más valorada dentro del viejo continente, por lo que los cursos de idioma ruso ganan enteros.

Queda claro con esto que la tendencia actual pasa por dirigirse hacia mercados internacionales como medio de poder desarrollar la carrera profesional.

Te puede interesar

Escribe un comentario