Los servicios online empiezan a sustituir a las aplicaciones

Nubes

Aunque en el blog no hagamos otra cosa que recomendaros el uso de tal y cual aplicación, la verdad es que también se está poniendo muy de moda el hecho de convertir muchos de los programas en servicios que funcionan en la nube. De esta manera, no sólo no hay que descargarlos, sino que podemos tenerlos en cualquier lugar en el que haya conexión a Internet.

Nos explicamos. Imaginad que empezáis a utilizar Google Drive para almacenar los ficheros que necesitéis. Para poder acceder al servicio necesitaréis únicamente un navegador web compatible. ¿Qué significa esto? Que podremos descargar los archivos en cualquier lugar en el que tengamos este tipo de software y conexión a Internet. Da igual que estemos en casa o en el instituto. La aplicación será la misma, sin importar el ordenador desde el que nos conectemos.

La nube está proporcionando nuevos usos, tanto a los usuarios como a las empresas. De hecho, hay muchos servicios que se centran en la segundas. Para que os hagáis una idea, existen servicios online que se diseñan en exclusiva para entornos corporativos. Tienen su utilidad en el caso de ser utilizados por clientes individuales, pero no alcanzan todo su potencial.

La pregunta que muchos se harán es si la nube es tan útil como parece. Tenemos que deciros que sí. Incluso más de lo que parece, ya que nos permite tener nuestra información en todos lados. Lo único que necesitaremos será conexión a Internet y un dispositivo compatible (en el caso de que nos lo pidan) Por lo demás, serán muchas las comodidades que tendremos a nuestra disposición.

Te puede interesar

Escribe un comentario