Cómo mejorar tu agilidad y comprensión lectora

cómo mejorar tu agilidad y comprensión lectora

Si a la hora de estudiar tienes problemas para comprender lo que lees o tienes la sensación de que podrías leer mucho más rápido y mejor, aquí te decimos cómo mejorar tu agilidad y comprensión lectora con una serie de consejos que todos los que hemos estudiado durante años hemos llevado a cabo en algún momento para así poder ahorrar sobre todo tiempo, cuando eran muchos los manuales y temarios que había que prepararse

Sigue uno a unos los consejos y notarás la diferencia. ¡Prometido!

Consejos para mejorar tu comprensión y agilidad en la lectura

  1. Cuanto más leas, mayor agilidad y comprensión lectora tendrás. Leer mucho es el entrenamiento básico al que deberás someterte si lo que quieres es comprender lo que lees y cada vez con mayor agilidad. Si no te gusta la lectura, siendo sinceros, ¡tienes un problema!
  2. Si te has dado cuenta que leyendo se entrena, te recomendamos lecturas que te gusten y te motiven, no lecturas que te aburran. Esto hará que cuando tengas que estudiar el temario de tu asignatura, comprendas mejor lo que lees y ahorres en el tiempo de lectura.
  3. Ten siempre el diccionario a mano: Con el diccionario cerca no perderás mucho tiempo a la hora de buscar aquellas palabras que desconozcas. Si leyendo encuentras una o varias palabras que no sabes su significado, es obligatorio el buscarlas en el diccionario, ya que es la única manera de asegurarte de que entiendas lo que lees y lo próximo que venga en la lectura, así como aprender nuevas palabras.
  4. Lee una página y resume: Si no tienes mucho hábito lector, te recomendamos que cuando finalices la lectura de una página, hagas un breve resumen o esquema mental para ver si te ha quedado claro lo que has leído. Si es así, sigue con la lectura; si por el contrario, te das cuenta de que no has comprendido lo que has leído, vuelve a releer con una lectura más lenta y significativa.
  5. Leer en voz alta quizás te ayude: Si no eres bueno comprendido lo que lees y estás en tu habitación sin molestar a nadie, te recomendamos que empieces a leer en voz alta. Escuchándonos a nosotros mismos, afianzamos esa comprensión y prestamos mucha más atención a lo que decimos que si lo hacemos en voz baja.
  6. Respeta los signos de puntuación (puntos, puntos y comas y comas): No es lo mismo decir “no, es verdad” que “no es verdad”, por poner un ejemplo.

Esperamos que estos consejos te ayuden a una mejor lectura y comprensión de tus textos (literarios, de estudio, etc.).

Te puede interesar

Escribe un comentario