Memorizar ¿es realmente efectivo?

Memoria

Durante toda nuestra carrera estudiantil, al menos en los cursos menores, los estudios se caracterizan por una cosa: casi siempre que estudiamos, lo que en realidad hacemos es memorizar todos los conceptos. Los estudios se basan en la capacidad de memorizar. De hecho, todo lo que “aprendamos”, entre comillas, lo tendremos que poner en la hoja del examen. Un método que, por supuesto, no se libra de errores.

Pongamos un simple ejemplo. En el caso de que haya un estudiante con una buena capacidad para memorizar, tendrá la asignatura casi aprobada. Lo contrario ocurrirá en temas como las matemáticas, la cual tiene unos temarios evidentemente prácticos, y en los que la memoria hace poco. Pero hay que tener en cuenta que la mayoría de los cursos se pueden memorizar, por lo que este tipo de estudiantes no deberían tener mayores problemas.

Ahora, echemos la vista hacia otros países, dentro de la Unión Europea, dónde la metodología de aprendizaje es radicalmente diferente. Allí las cosas no se basan únicamente en memorizar, sino que tenemos que sacarle la parte lógica a las cosas. De esta manera, se ponen en marcha todas las capacidades del alumno, preparándole para lo que será su trabajo, en el futuro.

Limitarse a memorizar los contenidos no es algo siempre efectivo. Todo lo contrario, ya que es necesario que los alumnos también practiquen sus otras habilidades. No se trata únicamente de memorizar, sino también de saber hacer otras cosas que puedan ayudarles en el futuro. En definitiva, hay que practicar todo aquello que pueda llegar a sernos útil.

Te puede interesar

Escribe un comentario