Movilizaciones contra el cierre de las escuelas rurales

El éxodo de la población adulta, y en activo, a las grandes ciudades ha provocado en los últimos años una masiva despoblación en los municipios españoles. A pesar de los esfuerzos por parte de los Ayuntamientos por preservar la vida, cultura, economía, tipo de sociedad y transmisión de costumbres de este tipo de poblaciones, lo cierto es que no se han cubierto objetivos en la mayoría de los casos, y muchos  municipios españoles no tienen a día de hoy garantizada su supervivencia.  Las escuelas rurales han notado su particular crisis aun antes de que la económica azotara nuestra realidad. Algunos de estos centros ya han cerrado, otros ven peligrar su futuro y por eso piensan luchar hasta que se les garantice que permanecerán abiertos y educando como hasta ahora.

Castilla-La Mancha ha sido la primera de las CC.AA. en emprender un difícil y doloroso camino de cierre de buena parte de sus escuelas rurales. A día de hoy ya se contabilizan 71 cierres anunciados. Portavoces de la Consejería dicen que con la medida se conseguirá, más que un ahorro propiamente dicho, mejorar la calidad de la enseñanza de los niños ya que podrán desplazarse a colegios de otras poblaciones más grandes donde tendrán mejores oportunidades.

Si bien el resto de Comunidades no se han pronunciado al respecto, los docentes se encuentran preocupados ya que piensan que el cierre masivo no ha hecho más que empezar. Por ello, trece profesores del municipio turolense de Albarracín, iniciaron unas jornadas de encierros y protestas con las que esperan animar a otras poblaciones en su misma situación y de esta forma advertir a las Consejerías de su postura.

Los alcaldes de otras poblaciones que no superan los 200 habitantes admiten que mantener abiertas las escuelas rurales es crucial para que los pueblos no mueran definitivamente.

Una situación que, muy lejos de la falta de recursos económicos, responde a un nuevo modelo de vida adoptado por las nuevas generaciones de padres que opta por vivir en la ciudad y que, al menos de momento, no tiene intención de cambiar.

Te puede interesar

Escribe un comentario