Muchos se aferran a los AMULETOS

Los amuletos. ¡Qué tontería..! ¿Verdad?

Yo en esas cosas no creo… dicen unos… Otros dicen: Respeto que los demás los lleven, pero a mí no me funciona nada de todo esoA priori casi todos solemos pensar que nosotros no necesitamos los amuletos para nada, pues según el puro raciocinio, todo eso es producto de la sugestión.

Sin embargo en época de oposiciones, de exámenes, de pruebas importantes la cosa cambia… Es muy curioso. Si sondeas a la mayoría de las personas que se presentan a retos importantes, donde se juegan un porvenir, es decir, un todo o nada a una carta, te sueles llevar la sorpresa de que, incluso de forma inconsciente, todos llevan encima lo que se podría llamar, amuletos.

Y ellos mismos se extrañan de que cuentan con ellos… Pero si no soy de normal supersticioso…

  • La mayoría necesita un bolígrafo determinado, uno con el que ha trabajado estudiando, uno que escribe de determinada manera, que le va mejor por el peso, por la grafía… Pero, ¡Ojo con que se lo cambies por uno igual..! Ni por dos, por si le fallara. Esa persona sólo confía en su bolígrafo, y no aceptará nada que se le parezca minutos antes del desafío.
  • Hay quien ha buscado la estampita del Santo Patrón del pueblo, y otros llevan un rosario que les ha dado su madre, el caso es que muchos opositores llevan encima diferentes artículos religiosos, incluso siendo personas que jamás confesaron fe alguna.
  • También se tiene muy en cuenta el valor moral de la ropa puesta para tal fecha. Por ejemplo, muchos deciden ponerse la camiseta o los calzoncillos de “la suerte”, otros apartan de sus vestimentas el amarillo, no vaya a gafar el día…
  • Los rituales para el “por si a caso” también se suelen practicar. Que si una velita para apaciguar el “karma”, que si otra con aroma a jazmin para endulzar la situación, que si dos “padrenuestros” seguidos para que Dios se acuerde más de mí…
  • Hay quien aprobó el año pasado llevando esta pata de conejo, te la paso a ti, que seguro que te funciona también… De esos, también se ven en días de oposición.

En general, todos tenemos miedo a hacer frente a estas pruebas, y el miedo busca aferrarse a un clavo ardiendo, en nuestro caso, me refiero a los amuletos. La psique funciona inesperádamente, y donde parecíamos tener nuestras convicciones bien asentadas, llegan los temores y nos remueven la razón. Miraos vosotros mismos: ¿A que en más de una ocasión os habéis sorprendido llevando un amuleto por si las moscas..?

Te puede interesar

8 comentarios

  1.   SuKi dijo

    Curioso, pero cierto, al final se cae en esas cosas.

    Personalmente también creo que es una tontería, y que son más los nervios que tenemos lo que nos juegan malas pasadas.

    Por cierto, genial como te quedó el blog =)

  2.   Lex dijo

    El miedo solo existe si se tiene miedo a la repercusión, si se consigue eliminar tal sensación, se es posible vivir sin amuletos y sin nada, eso si, corres peligro de convertirte en una piedra…un saludo, gran web!

  3.   Conchi dijo

    Pues sí, los miedos nos llevan a veces a hacer cosas inesperadas… Mientras queden en cositas graciosas y simpáticas como los amuletos, no pasa ná, jeje! Os agradezco mucho que os guste la web. Nos vemos!

  4.   SuKi dijo

    Permíteme que discrepe.

    Imagínate (y lo he visto, que es lo peor) alguien que tiene su “bolígrafo perfecto” para los exámenes, y resulta que el día del examen con todos los nervios que tiene encima se lo deja olvidado… al final hasta puede suspender por la preocupación de no tener su amuleto encima, y eso le llevará a la conclusión de que suspendió por el hecho de no tenerlo, con lo cual se convierte en un círculo vicioso…

  5.   Lex dijo

    Pero Suki, entonces estamos hablando de una persona, a mi parecer, falta de inteligencia y de raciocionio…por el simple de hecho de que uno no puede aprobar sin unos conocimientos previos, bien sea estudiando, bien sea porque alguna vez los ha oido o porque le han pasado una chuleta…pero sin nada de eso, un boli no aprueba por tí.

    Entiendo a lo que te refieres, que por el hecho de pensar que no tiene el boli ya no es capaz de rendir porque está pensando en que no tiene el dichoso boli, pero para mí, eso es una gran tontería. Eso no quita, que si alguien me dice, mira con este boli apruebas seguro. Pues como daño no hace, seguramente lo haga con ese boli, porque quien sabe, igual hay alguna relacion directa boli-matricula de honor, que todavía no somos capaces de entender, jejeje…un saludo!

  6.   SuKi dijo

    Pero ahí está la clave: el hecho de que apruebes o no, dependerá de tus conocimientos, horas de estudio, motivación, concentración y demás factores cognoscitivos y psicológicos.

    El hecho de que tengas el boli (o lo que sea) funciona a veces para muchas personas como algo material que le da seguridad, como tú dices: “Con este boli apruebas seguro”, lo que hace que esa persona apruebe no será el boli, pero sí le ayudará a sentirse más seguro y confiado. Esto, desde este punto de vista, podría ser hasta bueno. El problema llega el día que no tiene ese apoyo… porque he visto (sobre todo en Secundaria/Bachillerato) a compañeros que se les venía el mundo encima en el momento antes del examen por no tener el dichoso boli, estampita o lo que fuera… y ese estado de preocupación y ansiedad (no el hecho de tener el boli) es lo que luego hacía que el rendimiento en el examen efectivamente bajara. Psicológicamente estarían haciendo una atribución externa (bolígrafo) a algo que debería ser una atribución interna (conocimientos, aptitudes, estado de control).

    A esto es a lo que me refería cuando digo que (en ocasiones y llevándolo un poco al extremo, pero el caso es que ocurre) puede ser peligroso una confianza excesiva en algún amuleto.

    Otro saludo, Lex 🙂

  7.   Conchi dijo

    Jaja! Cómo pican los amuletos la incredulidad en la persona ¿eh? Sí, es verdad, todos estáis de acuerdo, como decía yo, a priori son una tontería, pero cuánta repercusión tienen en las personas, ¿a que si? Unos por fe ciega, y otros los cogerían por si las moscas… El caso es que hasta dan mucho que hablar…

  8.   SuKi dijo

    Anda, Conchi, confiesa… en realidad tienes un negocio de amuletos y quieres venderlos todos 😛 jiji

Escribe un comentario