No sólo estudiar y dormir. Hay que vivir.

no sólo estudiar y dormir

Estar estudiando casi a diario, con un horario que cumplir, el cual sigue todo ser viviente, más a parte tener la obligación añadida de crear puntos con todo tipo de cursillos, cansa y mucho.

Este cansancio es agotador, quita las ganas de cumplir con los quehaceres sociales, como salir con los amigos, con la pareja, dedicar tiempo a ir a la peluquería o a la esteticién, cocinar para la familia, o simplemente de ver la televisión, Sólo se tienen ganas de dormir.

Pero en mi particular opinión, un opositor no vive sólo de estudiar y dormir. Un opositor, como toda persona normal, necesita, aunque no se dé cuenta, tiempo para todas esas cosas que mencionaba antes. Y sabéis por qué, porque evitan ese cansancio, y con ello, evitan enfermedades de todo tipo, como es la tan odiosa ansiedad.

Y diréis, Conchi, es incongruente… Si pongo más cosas en el horario, voy más apretado, más ansioso… Pero no se trata de poner más cosas. Se trata de sustituir. Y si hay que quitar horas al estudio, se deberán quitar… Habrá que tomárselo con mucho más tiempo de antelación. Pero desde luego, hay que respetar en el horario los tiempos dedicados a uno mismo y a los quehaceres sociales, a los seres queridos, pues eso nos dará el espíritu despierto que necesitamos para el estudio y su posterior triunfo.

Imagen: neuronarrative.file.wordpress

Te puede interesar

Escribe un comentario