Nuevas investigaciones sobre la dislexia

Todos los recursos de los que se dispone para mejorar la enseñanza, para desarrollar mayores capacidades para el aprendizaje, tienen su origen en algún tipo de investigación en su campo. Uno de los aspectos en los que más se indaga, no solo para precisar su causa sino para conseguir obtener métodos que mejoren la calidad de vida y la sociabilidad de los afectados es la dificultad en el aprendizaje denominada dislexia.

Nuevas investigaciones sobre la dislexia

Un reciente estudio llevado a cabo por el Children’s Hospital (Hospital infantil) de Boston y su unidad de Neurociencia Cognitiva, bajo la coordinación de la Doctora Nora Raschle, viene a confirmar algo que fruto de otras tantas indagaciones ya se iba conociendo, el hecho de que la causa de este trastorno se sitúa en importantes diferencias en la funcionalidad y actividad cerebral. Pero este no ha sido el hallazgo más significativo y el que con toda probabilidad abre un camino de esperanza en el objetivo de la detección temprana.

Se trata del hecho de poder descubrir, y gracias a la realización de una sencilla prueba como la resonancia magnética, la disfunción consistente en un menor índice de actividad metabólica cerebral. El muestreo estaba compuesto por un total de 36 niños que estaban comenzando a adquirir habilidades lectoras. Aquellos niños con antecedentes familiares de dislexia fueron los que obtuvieron resultados negativos a la hora de procesar correctamente los sonidos y consecuentemente la evidencia en las pruebas antes mencionadas.

No obstante, toda la comunidad científica se muestra cautelosa, incluida la propia investigadora del estudio, pues afirman que son necesarias más indagaciones para precisar y asegurar que la menor actividad metabólica responde a una dislexia real y no a una maduración tardía que puede desarrollarse posteriormente con normalidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario