One To One, la formación personalizada

La formación online va ganando terreno a la tradicional (presencial), y sobre todo en fechas como las que nos encontramos, en las que seguir un curso a través de una plataforma digital que únicamente exija de un dispositivo con conexión a internet es más fácil y cómodo de cara a facilitar el aprendizaje aunque no nos encontremos en nuestro lugar de residencia habitual.

Aun facilitando al máximo el seguimiento de la propia evolución académica, proporcionando herramientas de autoevaluación o no permitiendo avanzar hasta que no se haya superado un nivel mínimo establecido, la formación online no está exenta de las dificultades propias de un proceso de estudio, momento en que el alumno precisa de orientación y ayuda profesional.

En este punto es donde puede flaquear la formación online, ya que dependiendo del servicio de soporte del centro de estudios puede obtenerse respuesta a las dudas en un plazo variable de tiempo, pudiendo ocurrir que no se alcancen las expectativas de rapidez y celeridad deseables.

Los centros que integran en sus programas online la formación individual, o sistemas “One to One” de enseñanza personalizada pueden garantizar a sus alumnos la adquisición de la capacitación  que  necesitan en base a tutorías concretas que resuelven las posibles dudas y  se orientan, además, a servir de clases de refuerzo siempre que el alumno las necesite. La duración y frecuencia de las clases se determina, normalmente, en función de la evolución del aprendizaje.

Los beneficios de este servicio se traducen, por un lado, en el mejor aprovechamiento de todos los ciclos y materias del curso, por otro en la obtención de los objetivos previstos en un menor plazo de tiempo y, por último, en un mayor índice de satisfacción por parte del alumnado.

Te puede interesar

Escribe un comentario