¿Online u offline?

Trabajando

Se trata de una pregunta más complicada de lo que parece. Cuando vamos a utilizar un recurso, la mayoría de las veces tendremos que utilizarlo con conexión a Internet. No en vano, se descargarán una serie de datos, los cuales utilizaremos para completar nuestro trabajo. La pregunta, llegados a este punto, es si esa aplicación debe ser en línea, o fuera de ella.

Con la llegada de la red de redes, no fuimos pocos los que pasamos a consumir, casi en la gran mayoría, aplicaciones online. Nos proporcionan muchos recursos y nos permiten usarlas de una manera libre y sin mayores complicaciones. El problema viene cuando no tenemos conexión a la red. Ya sea por cobertura o por inconvenientes variados, la verdad es que el hecho de estar offline podría meternos en más de un problema.

Sucede lo contrario en el caso que no necesitemos la red para trabajar. De esta manera, podremos hacerlo siempre que queramos, sin la necesidad de estar pendientes de ese concepto. Entonces ¿qué hacemos? La respuesta es más que evidente: utilizar aplicaciones que, si bien no necesitan conexión a Internet, también puedan sincronizarse cuando queramos. Lograremos un equilibro muy interesante en nuestra información.

Cuando os den a elegir, intentad que vuestra información esté disponible en todo momento, ya que no tendréis que cumplir ningún tipo de factor externo con el fin de acceder a ella. Da igual cómo estéis, siempre la tendréis a vuestra disposición. Además, si queréis asegurarla, siempre podéis hacer una copia de seguridad. Interesante ¿verdad? Parece que tendremos que hacer muchos cambios.

Te puede interesar

Escribe un comentario