Organizar tu jornada de estudio

Llevar un orden y un control es fundamental para desarrollar eficientemente cualquier tarea, estudiar no iba a ser menos. Dentro de tu jornada diaria tienes muchas actividades, rutinarias o no, con las que has de compatibilizar tu rato de estudio, y si esta tarea no la acabas definiendo como algo esencial y necesario sucede que al final se acaba dejando para cuando sea necesaria de urgencia (justo antes de un examen o para recuperar alguna materia, por ejemplo).

Organiza tu jornada de estudio

Antes que nada es necesario mentalizarse de que dedicar un tiempo diario a estudiar y repasar las materias de clase es necesario a partir de Secundaria, y de que este trabajo es inamovible de tu agenda, salvo excepciones. Cuando sepas que has de contar con este espacio de tu tiempo cubierto a diario un buen consejo es elaborar un planning, que puede ser semanal o mensual, y que dentro de esa organización estén establecidas las demás actividades fijas, como pueden ser el descanso (mínimo 8 horas), el tiempo dedicado al deporte, el de asistencia a clase o el del propio aseo personal.

Debes contar, además, con un espacio de tiempo para la pausa mientras estudias, y dedicarlo a tomar un tentempié, por ejemplo. Puede parecer un control exhaustivo de tu tiempo, pero créenos que si no estableces unas pautas y te dejas llevar por una jerarquía de funciones el resultado será un menor y peor aprovechamiento de la jornada diaria.  Prueba, primero, a organizar tu agenda de manera semanal para que cuando estés más habituado puedas hacerlo, incluso, mensualmente. Y que no te parezca imposible ordenar todo, la jornada -bien definida- da para todo lo que quieras.

Te puede interesar

Escribe un comentario