Parejas: vacantes laborales distantes

 

Numerosas parejas de enamorados empiezan intentan solucionar su inestabilidad laboral buscando esa linealidad salarial para el resto de sus vidas en el mundo del empleo público, cubriendo una plaza fija, que les asegure poder hacer frente a una hipoteca, al gasto que supone formar una familia…

Pero aunque las dos partes de la pareja consiguieran este reto, y aprobaran las oposiciones, se verían con otro inconveniente que en muchísimas ocasiones se da: tener la plaza laboral muy lejos el uno del otro.

Hay que saber que esta circunstancia se puede ir solventando con el tiempo, pudiéndose acercar el uno al otro mediante fórmulas legales como son los concursos de traslados. Pero cuando uno aprobó las oposiciones y el otro tiene un puesto de trabajo en el ámbito laboral privado, y sus puestos de trabajo están en ciudades muy distantes, viene la confusión dentro de la pareja: ¿Quién lo deja todo para irse a empezar de cero?

Por los casos que he podido conocer, casi siempre gana la persona que tiene una plaza fija como funcionario público de alto nivel, me refiero a los grupos A y B, y el otro miembro del par si quiere vivir con su amorcito, no tiene elección y se ha de desplazar.

Por otro lado, hay parejas que acostumbran su vida cotidiana a la vida separados, y sólo verse en fines de semana, vacaciones. Estas relaciones a distancia abundan más de lo que pensamos, y puede solventar esta situación laboral separada.

Y es que a esta situación muchos jóvenes están empezando a llegar; decidir si dejar uno de los dos su puesto, decidir vivir separados hasta encontrar una solución… Y la verdad es que  si no hay una unión muy sólida entre ambos, suele ser motivo con el tiempo de muchas rupturas.

Por eso, a la hora de decidir empezar con unas oposiciones, si tienes pareja, debes ser consciente de los handicaps que puede suponer tu desplazamiento: en la bolsa itinerante de interinos, al probar suerte en otras Comunidades Autónomas… Debes medir en una balanza si tu situación os conviene a ambos y si lo vais a poder solucionar.

Te puede interesar

3 comentarios

  1.   SuKi dijo

    Ains… si sabré yo de eso. Tanto mi pareja como yo somos opositores, y a saber dónde vayamos a parar cada uno.

    Interesante y complicado tema éste, se necesita much a fuerza y comunicación por parte de ambos.

    Me encantó leerte!

  2.   aloe dijo

    Creo que en estos casos se necesita tener muy claro los sentimientos de las dos personas porque la distancia es enemiga declarada de las relaciones.

    Pero como bien dices, hay fórmulas para cambiar de destino. “Sólo” hay que esperar y armarse de paciencia y pensar que ya llegará el feliz día del reencuentro.

    PD.: he llegado a este blog desde http://www.ofertasempleo.net

  3.   Conchín dijo

    Pues sí, cuando una pareja decide meterse en el mundo de las oposiciones debe ser consciente de que la relación es lo bastante sólida como para afrontar los nuevos destinos laborales. Y seguro que aún así, al principio será muy duro… Pero así están las cosas en el mundo del empleo público. Gracias por vuestras aportaciones, Suki y Aloe. Un abrazo

Escribe un comentario