Perder el miedo a la E.S.O.

Perderle el miedo a la E.S.O.

Durante el verano no has querido pararte a pensar mucho en el próximo curso, has preferido relajarte y descansar porque, de seguro, te preocuparías si recapacitaras en lo que te espera en septiembre: la E.S.O. No eres el primero, ni el último, en tener cierto recelo a la nueva etapa: cambias no solo de centro, sino de compañeros, profesores, te exigirán más autonomía y responsabilidad y te has ido informando de que hay más materias, más necesidad de esfuerzo y un horario más amplio de clases, de hecho es como si nada de lo que hasta ahora has vivido se volviera a repetir y todo fuera nuevo.

Vamos a dar un pequeño repaso a los dos primeros cursos de la E.S.O., concretamente al primer ciclo, porque es necesario desmitificarla y no pensar que el león es tan fiero como lo pintan. Cuando comiences la experiencia de la enseñanza secundaria lo primero que te cansará será el horario, quieras o no, una hora y media de más se nota, sobre todo la hora final, de 14:00 a 15:00, en donde el cuerpo te va pidiendo parar. No hay que alarmarse, después de unas semanas te habrás acostumbrado, aunque si recuerdas, en primaria, después del verano, también te tocaba aclimatarte a los madrugones los primeros días ¿verdad?.

Tendrás más asignaturas, y también más profesores, cierto, pero piensa que en primero de la E.S.O. solo vas a recibir una formación de primero de la E.S.O., esto quiere decir que está adecuada a tus conocimientos y a tu edad, así que no te asustes. Lo que también notarás es una mayor demanda de tu capacidad de trabajo, aquí – es la verdad- se pondrá a prueba la organización que traes aprendida de primaria, si no eras muy disciplinado te costará más, pero no hay nada como hacerse un planning de lo que tienes que hacer después de clase, a diario, y adaptar tus horarios a tus tareas y obligaciones, dejando los tiempos necesarios para el descanso, el deporte y el ocio. Tus padres pueden echarte una mano con esto, cuenta con ellos.

El segundo curso será de mayor exigencia, de hecho, repetirás si no estás preparado. Con los hábitos de estudio y trabajo aprendidos de primero te costará menos esfuerzo que el año anterior y te adaptarás pronto. Aquí también puedes apreciar el obstáculo que supone encontrarte con compañeros de clase que son repetidores. Muchos de ellos no son realmente conscientes de la importancia de implicarse en los estudios, van al centro por no estar en la calle, y alborotan en clase, distraen y ejercen malas influencias. Como siempre, habrás de distinguir lo que te conviene y dejarás de lado a quien no te aporta nada en positivo.

Empieza el curso con energía y positivismo, déjate guiar por profesores, por otros alumnos que ya han pasado el curso, escucha mucho, presta atención, trabaja en clase y esfuérzate, seguro que lo consigues  y después de las primeras semanas todos los miedos se habrán disipado. Para muchos alumnos el nuevo ciclo de secundaria trae no pocos miedos, pero basta con adentrarse a la nueva situación con naturalidad para comprobar que muchos de ellos eran infundados 🙂

Te puede interesar

Escribe un comentario