Polémica sobre ciudadanía en Inglés (I)

Existe una gran polémica alrededor de las clases de ciudadanía en inglés. Ya voy vislumbrando el problema… Resulta que el nivel general de los alumnos de secundaria no llega a los mínimos establecidos en el currículum. Si se hubieran cumplido, no nos encontraríamos con estos miedos y con estas decepciones…

¿Y dónde está la culpa? ¿Por qué los alumnos no tienen el nivel que en teoría deberían tener, después de varios años estudiando inglés? ¿A caso no se pueden cumplir los objetivos que deben conseguirse año tras año?…

Está claro que muchos profesores desisten de dan sus clases de ciudadanía en inglés porque ven cómo sus alumnos no pueden seguir el ritmo. Pienso que no se puede forzar al profesor a que siga con ello, pues no tiene sentido que hable como un transistor en marcha. Pero la idea de usar la lengua como vía de comunicación, y usarla como canal para aprender conceptos no metalingüísticos, es la mejor forma de comenzar a asimilar un idioma.

¿Entonces cómo lo hacemos? Desde mi punto de vista, siempre que la educación sufre o se beneficia de una reforma, hay ciertos cursos o promociones de alumnos que se ven perjudicados por alguna presión.

Por ejemplo, cuando finalizó el COU, los alumnos tuvieron que apretarse para no repetir el año escolar, pues si suspendían en última instancia, sabían que les tocaría empezar de cero dos cursos, en vez de uno, llamados posteriormente “Bachiller”. En toda reforma vemos que hay secuelas para los alumnos que se llevan el cambio de sopetón. ¿Pero eso implica que sería mejor nunca reformar? A mi parecer, no.

Ahora bien, esos cursos de alumnos que ven los cambios tan abismales, necesitan ayudas, comprensión y tiempo de adaptación. Sabemos que no podremos esperar que el alumnado atienda y entienda a un profesor que habla todo el tiempo en inglés. Bueno, precísamente eso es lo que con los cambios queremos alcanzar, pero no forzar.

La reforma viene desde abajo, desde infantil, ahí está lo que de verdad deberíamos hacer cumplir. Así comenzaríamos desde el principio, intentando activar los mecanismos para cumplir esos objetivos marcados en el currículum, que, a día de hoy, estamos viendo que no se están cumpliendo.

Te puede interesar

Escribe un comentario