Poniéndole esfuerzo

Esfuerzo

En esta ocasión, y teniendo en cuenta que muchos de vosotros estaréis de vacaciones, vamos a comentar un caso que nos pasó a nosotros, personalmente. Una demostración que no hace si no confirmar que con un poco de esfuerzo podemos llegar muy lejos. Debemos explicar que siempre hemos recomendado el esfuerzo. No en vano, y teniendo en cuenta que hay que estudiar para poder sacar buenas notas, es evidente que tendremos que dedicarle al tema el tiempo suficiente.

Resulta que nosotros conocíamos a un chicos que no era buen estudiante. Suspendía los exámenes, no estudiaba y, en general, el rendimiento era bastante malo. Hasta que le llegó la hora de cambiar. Ya conocéis, más o menos, lo que le esperaba: diferentes cambios en su manera de actuar, modificación de las formas de estudiar y, en definitiva, un montón de esfuerzo adicional (aunque ya de por sí era poco) que se tradujo en buenos resultados.

Aunque lo hayamos explicado muy por encima, lo cierto es que así podemos demostrar que, por muy mal estudiantes que seamos, podremos cambiar en cualquier momento y acceder a oportunidades que de otra manera nos hubieran sido imposibles de alcanzar.

Hay que tener en cuenta que para lograr vuestros objetivos es necesario que pongáis en marcha el suficiente esfuerzo. No basta ni con mucho, ni con poco. Todo se basa en lo que tengáis que hacer. Ni que decir que, si os inmiscuís lo suficiente en las tareas, llegaréis bastante lejos.

Y vosotros ¿tenéis alguna experiencia que os gustaría compartir?

Te puede interesar

Escribe un comentario