Por qué debes evitar la sobrecarga de trabajo

adicto al trabajo

Cuando se llega a la vida adulta parece que el trabajo debe ser el centro de todas las personas, dejando a un lado todo lo demás. Sin embargo, la realidad es que las personas y el bienestar emocional es mucho más importante que todo esto. Si te sientes estresado/a o que no rindes bien en el trabajo, estás siempre cansado/a o malhumorado/a, es posible que tengas una sobrecarga de trabajo que no te deje estar bien del todo.

Parece que el exceso de trabajo se ha convertido en un tema recurrente entre los jóvenes que empiezan sus carreras… parece que alguien que empieza un trabajo deba trabajar más de 100 horas a la semana… pero, claro… no hay cuerpo ni mente que pueda aguantar eso, teniendo en cuenta que en una semana hay 168 horas. ¿Realmente vale la pena tener una sobrecarga de trabajo continua?

 

La respuesta es que no. Si realmente quieres ser productivo/a, rendir en tu trabajo y que te siga gustando lo que haces, entonces la sobrecarga de trabajo no debe estar entre tus prioridades. A continuación te voy a dar una serie de razones para que lo tengas en cuenta y que la próxima vez que tengas sobrecarga de trabajo, sepas, que no debes hacer tanto y que tu salud emocional se vea resentida.

Nadie se va a morir si no trabajas hoy

A menos que trabajes en un hospital, tu trabajo después de 8 horas está bien… nadie morirá porque tu descanses -y sea un descanso bien merecido-. El mundo va a seguir girando. Trabajar 12 o 16 horas puede que tenga compensación económica, pero si no disfrutas de tu vida y repones energía, entonces… ¿realmente merece la pena?

adicto al trabajo

Aunque puede que te encante tu trabajo y estés todo tiempo en estado de flujo, lo cierto es que para continuar así también debes tomar descansos… y debe estar dentro de la disciplina diaria. Si trabajas demasiadas cosas puedes perderte muchas cosas en tu vida, como pasar tiempo con los tuyos o con tu familia.

 

La empresa en la que trabajas es un negocio

Es posible que te sientas involucrado en el trabajo dentro de tu compañía, pero es un negocio al fin y al cabo. Esto quiere decir que no debes invertir de tu tiempo personal en tu trabajo, porque las cosas que pasan en la vida: cumpleaños, fiestas, tardes con amigos… no se repetirán y tu trabajo no te lo puede dar. No eres un robot sin emociones, debes permitirte disfrutar de tu propio tiempo.

Eres prescindible

Cualquier persona puede ser reemplazada… tanto si trabajas en una empresa como si tienes la tuya propia. Las empresas requieren de ti tus habilidades para tener beneficio sin gastar demasiados recursos. No les importa quién eres, al final del día, eres tan solo un número más en sus cuentas.

Lo ideal es encontrar una empresa pequeña o mediana donde se pueda demostrar el valor de uno mismo y poder ir creciendo. Las empresas pequeñas y medianas cuidan mejor a sus empleados porque los tratan como seres humanos reales y no como recursos de los que se pueden deshacer en cualquier momento.

 

 

 

Está bien decir que no

Es un error común pensar que si dices que no darás una mala imagen a los compañeros o a los superiores y lo que quieres es complacerles para mantener tu trabajo. Pero lo que sucederá es que tu trabajo se expanderá pero tú te quedarás igual. Decir que no es algo que deberás hacer para no trabajar lo que no te toca o para no meterte en problemas.

dejar o no el trabajo

 

Si dices que no, para evitar que hayan situaciones incómodas puedes ofrecer una alternativa. Además, si siempre estás de acuerdo con todos acabarás pareciendo una persona aburrida y sin creatividad. Todo el mundo busca a ese empleado que brille… pero debes brillar por ti mismo. Si te exigen tareas que van en contra de tu ética y tus principios, debes decir que no.

La sobrecarga de trabajo nunca será una buena compañera para tu salud física y emocional. Si quieres ser un buen trabajador, crecer y tener metas que realmente alcances, entonces debes saber que es necesario que descanses y que te cuides a nivel personal. Tú eres lo primero, y después… alcanza todo lo demás.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario