Por qué fracasar puede ser un acierto en tu negocio o en tus estudios

esta bien fracasar si se reflexiona

A veces en la vida puedes sentir que has perdido demasiado tiempo en el camino equivocado y que por culpa de eso las cosas en tu vida laboral o de estudiante van mal… pero la realidad es que estarás pasando por una experiencia de crecimiento. Aunque estés sintiendo ahora mismo que algo va mal y que estás fallando a tu propia vida por culpa de fracasar, la realidad es que estos momentos nunca serán un fracaso.

Todo lo que sale mal tiene cosas que enseñarte

Algo que sale mal en tu vida puede ser considerado como un contratiempo, pero una carrera profesional nunca es un camino sin baches. Una vida interesante y de gran conocimiento debe tener un camino tortuoso para poder dar pasos en falso y aprender de ellos, además se deberá trabajar mucho para conseguir buenos resultados. El equilibrio entre las cosas que suceden y las que quieres que sucedan es la clave para avanzar.

Las cosas son tal como son ahora y todo pasa, y lo hace rápido. Hay veces que haces las cosas con toda tu buena intención y después sientes el golpe emocional. Por ejemplo, puedes poner todo tu empeño en abrir un negocio que después de unos meses abiertos empieza a caer en picado y tienes que cerrar, o quizá lleves  tres años estudiando una carrera porque piensas que tiene más salida profesional pero te das cuenta de que no es lo tuyo y decides dejarla porque no te completa ni te satisface.

esta bien fracasar si se reflexiona

¿Estos dos ejemplos que te acabo de poner serían fracasos para ti? Si tu respuesta es afirmativa estás equivocado/a, porque en el ejemplo del negocio podrías aprender a hacer las cosas mejor, saber qué ha fallado, aprender de cada uno de los pasos en falso que cometiste. En el caso de la carrera universitaria, ¿estás seguro que has fallado? En absoluto, has adquirido conocimientos nuevos que seguro que te servirán en algún momento en tu vida, y gracias a eso te has dado cuenta de que ese no era tu camino. ¿Te imaginas haber seguido un camino que no te satisface? No podrías ser feliz, porque para estar bien debes disfrutar de tu camino.

Cualquier fallo o error que cometas por pequeño o grande que sea, existen en tu vida para que aprendas de ellos y que puedas impulsarte hacia adelante.

La perseverancia puede con todo

Si eres una persona perseverante te puedo asegurar que podrás con todo lo que se te presente en la vida y además, cumplirás todas tus metas, siempre y cuando, quieras conseguirlo realmente. Si dejas que los fallos o los fracasos puedan contigo y te hundan, entonces no podrás tirar hacia adelante y te quedarás estancado, ¿realmente quieres eso? Sólo tú puedes dar poder a los errores para hacer que las cosas vayan mal o por el contrario, que te ayuden a mejorar en todos los aspectos de tu vida.

Deja de quejarte de los fracasos

Si te quejas sobre los fracasos que has cometido en tu vida en lugar de aprender de ellos, entonces es probable que los veas mucho más grandes de lo que en realidad son. Si sólo sabes ver la nube gris en un día precioso, entonces sólo te estarás aferrando a tus desgracias.

esta bien fracasar si se reflexiona

No permitas que la negatividad recorra tus venas o no sabrás apreciar todo lo bueno que tienen los fracasos para ofrecerte. Las personas que sólo se fijan en lo malo que les ocurre no podrán avanzar ni profesionalmente, ni en los estudios ni tampoco en el ámbito personal, se quedarán estancados y sólo tendrán en su mente problemas en lugar de soluciones. Esto es una pena, porque la mente humana está preparada para resolver problemas y sólo hay que querer hacerlo realmente para sacar las fuerzas necesarias y conseguirlo.

Mira el sol que hay después de la tormenta

Siempre es buena idea que veas el sol que hay detrás de una tormenta, o los rayos de sol que asoman entre una nube gris. Para poder vivir y avanzar en tu camino deberás permitirte sentir todo: los fracasos, pero también los logros. Si trabajas duro en los tiempos difíciles podrás aprender de ello y crecer internamente.

¿Alguna vez has cometido fallos o has sentido que fracasaste en tu trabajo o en tus estudios? ¿Y qué hiciste después?

Te puede interesar

Escribe un comentario